Forever & Always

Just me..
I'm a PROUD JONATIC! I'm Lovatic I ♥ David Henrie I ♥ Taylor Swift I ♥ LMFAO I ♥ 1D soy orgullosamente mexicana!
I'm a Unicorn Totally Awesome!
:{D
socializas? si! pues mandame un ask! (NO MUERDE)
Soy muy cariñosa, loca,risueña, dormilona, floja, comelona, aveces muy sexosa kfhjkghfjkd!... en fin :))
Gracias por tomarte el tiempo de leer esto! Tengo 18!
no olvides SONREÍR!!
  • -Quiero verte volver. Decías, -regresare, sabes que regresare. Te respondía. –Y mientras ¿dónde te encuentro? ¿cómo me acompañaras? ¿cómo te acompañare? Entonces nos comenzamos a escribir cartas a diario, la madrugada después de soltar los pinceles pasaba escribiéndote para contarte las cosas que habían sucedido mientras los grillos andaban de fiesta, te contaba de las cotidianidades, te contaba de los libros que guardaba en la mochila para leer en el camino, te contaba de las cosas que nos esperaban, de nuestros futuros planeados en esos pasados juntos, por la mañana cuando despertabas leías aquellas cartas , antes de la ducha y con la taza de café, antes de salir de la cama me escribías de las cosas que habías soñado, del calor que te había obligado a sacarte de encima el pantalón de la pijama, me contabas de las cosas que preparabas para el desayuno, me contabas de tus clases y las cosas pendientes que te esperaban en el día. Así nos acompañábamos todos los días, aunque estuviéramos lejos, nos acompañábamos, compartíamos el café de la mañana, el olor de las cocinas, la lluvia a distancia, me acompañabas en mis madrugadas de trabajo, mientras te acompañaba siendo el aire que te envolvía bajo las sabanas mientras dormías, nos acompañábamos, de lejos pero estábamos juntos seguíamos juntos, al regresar, era como si nunca nos hubiéramos separado, -te dije que volvería, y volvimos, aunque nunca nos hubiéramos separado
  • Me gusta el sonido de la lluvia cuando comienza a despertar, su melancólico andar entre hoja y hoja, me gusta que llueva a fuera, que sea lluvia y no llanto, que sea trueno y no grito, que sea esperar a que se abra el cielo, a que regresen las estrellas, ser nostalgia de esa que llena de recuerdos buenos el jardín y las calles y los rieles, empaparse de las risas de otros tiempos, de las miradas y caricias, de besos que llegan con la humedad de la lluvia, que perfuman la memoria solitaria que se tiene solo a ella, que olvido recordar, que olvido el pasado y las compañías, las manos juntas, los abrazos de bienvenidas, las promesas de regresos, las maletas llenas de te quiero, gotitas inundando las calles, gotitas trayendo recuerdos
  • Pero se entendían porque sabían de pasión, sabían arder, sabían incendiarse de todas formas, sabían que el fuego refrescaba, que el fuego les blandía para hacerlos mas fuertes, sabían que no podían quemarse por que habían nacido ardiendo, eran de esas personas con el corazón en llamas, con fuego en los ojos, con pasión vuelta huracán que les hacia vivir cada latido de manera intensa, no era entregarse al sexo, no era solo sexo, era devorarse juntos, era alimentarse el alma, a caricias, a besos, a gestos de placer, era incendiarse, comerse a fuego y agua, a ternura y lujuria, era arder, incendiarse en sus latidos, en sus cuerpos, en las llamas que les brotaban dentro del corazón, uno por el otro, se entendía, se alimentaban, se compartían, se incendiaban y ardían, se hacían el amor con todo el fuego de su alma
  • Amaba tus brazos de termostato, que pudiera estar pegado a ti abrazándote sin importar el clima que hacia afuera, sabes que no tolero el calor, pero abrazarte servía para refrescarme, para sacudirme el bochorno de todos en la calle, tus brazos de termostato que siempre nivelaban la temperatura en mi, y ese era uno de tus superpoderes, estar contigo en cualquier ciudad para detener el tiempo, viajar a la velocidad del sueño, que leyeras mi mente cuando te miraba y supieras exactamente la cantidad de besos que estaba deseando, y claro, que además de saber esos detalles que a nadie le contaba, me los dieras, amaba que fueras mi superchica y que siempre me rescataras, del calor, de la hambruna sin tus besos, del sol, de todos y hasta de mi
  • Y nos resultaba fácil reventar los cristales de las ventanas, derrumbar los muros que nos separaban, nos resultaba fácil gritar para acortar distancias, y reconocernos en el viento, en la lluvia, dejar de extrañarnos para estar juntos combatiendo rutinas, combatiendo entre besos y caricias, matando las horas sin nosotros, dándonos vida en cada aliento, nos resultaba fácil desaparecer del mundo, dejar que avanzara el reloj sin nosotros, nos resultaba fácil escapar y correr lejos, encontrarnos en cualquier lugar para querernos, para dejarnos escrito en la piel el tiempo que nos esperábamos lejos, nos resultaba fácil ser uno, y ser nada para nadie, solo juntos, tu y yo, sin tiempo ni distancia de por medio, tu y yo uniéndonos en latidos por las madrugadas, encontrándonos, reconociéndonos, dándonos en cada roce toda el alma y las vidas por descubrir juntos, siempre juntos, nos resultaba fácil estar así, tu y yo
  • No puedo mentirte, ni engañarte, no puedo negarte que no quiero estar sin ti, que no quiero soltarte de la mano, ni dejar de escuchar los latidos de tu corazón cuando me abrazas fuerte para dormir, no quiero dejar de provocar tu sonrisa, ni de sentirme afortunado cuando te miro despertar a mi lado, ¿sabes que me siento bendecido cada que te veo abrir despacio los párpados cuando amanece? Y no quiero perderme ningún detalle de tu cotidianidad, no quiero dejar de ser espectador cuando cantas al cocinar, ni dejar de sentirme seducido por el baile de tu falda cuando te mueves de un lado a otro, no quiero estar sin ti, sin tu voz diciendo mi nombre y un te quiero, sin tus miradas que me dicen todo en silencio, no quiero encontrarme lejos, porque me gusta perderme en ti, contigo, no quiero estar lejos, de tus brazos, de la alegría con que miras el mundo, incluso en los días de puchero, no quiero sentirme náufrago si no es tu cuerpo donde naufragó, no quiero aprender como suenan cuatro letras, si no es en los ecos de tu corazón donde aprendo lo que significan, lo que se sienten y sentirte, no quiero estar sin ti, sin nosotros, no quiero perderte, ni tengo la intención de soltarte, no quiero dejar de hacerte sonreír, ni despertarte ganas de seguir dejándome estar contigo cada día y noche.
  • Valía la pena aprender a materializarse después del impacto de cada abrazo, aprender a juntar las piezas que salían disparadas hacia todos lados, desclavar de un muro una oreja, y del techo dos o tres pestañas, aprender a armarse después de aprender a amarse, valía la pena jugar al alquimista mezclando sus besos y caricias en matraces, ponerlos encima del mechero y conseguir las gotitas de pegamento molecular para pegar cada latido, aunque después del impacto de cada abrazo las moléculas se juntaban y entonces cada latido tenia una parte de ella y otra parte de mi, pero valía la pena tener restos de nosotros, para cuando estábamos lejos no extrañarnos tanto, recordarnos era mejor, valía la pena aprender a embonar los huesos, y valía la pena también volver a estallar sin estar completamente armados, abrazarnos con una mano y sin tres costillas, abrazarnos aunque faltaran dedos en las manos, abrazarnos con los huesos sueltos y aun sin vestirnos la piel, pero abrazarnos, y es que habíamos aprendido a abrazarnos con mas que brazos, y nos abrazábamos con el alma, con los latidos que sentíamos uno por el otro, con esa mezcla que ya éramos, juntos, dos siendo uno, pegados y rotos, desarmados e incompletos, pero juntos, entonces había valido la pena aprender a materializarse, a pegarse, a reconocerse de nuevo mientras nos acomodábamos los huesos entre besos y caricias, entre latidos que tenían dos, siendo uno.